junio 6, 2020

El deseo de perder peso en serio, y cómo una persona decide hacerlo; es un viaje profundamente personal.  Existen muchas opciones, tanto invasivas; para las cuales se recomienda visitar a un médico quién determinará si es adecuado un procedimiento de este tipo; y están las opciones no invasivas, que son las más recomendables para comenzar; presentan un menor riesgo y son mucho menos costosas.

Es importante aclarar que la siguiente información sólo tiene propósitos de divulgación y no constituye consejo médico, y no pretende sustituir la atención médica apropiada que brinda un médico.

retrato doctora articulo guia para perder peso

Crédito Foto por Humberto Chavez en Unsplash

Procedimientos  Semi-Invasivos para perder peso

Estos procedimientos se caracterizan por ser reversibles.  Los procedimientos semi-invasivos normalmente se hacen a nivel ambulatorio; y pueden tomar no más de 10 minutos para colocarlos; y unos 20-30 minutos para retirarlos a través de un procedimiento de endoscopia.  Uno de los procedimientos de este tipo más popular es el balón gástrico.  Normalmente se prescribe a personas que necesitan perder de 12 a 25 kg.

Existen 3 tipos de balones populares y aprobados por la FDA (Food & Drug Administration):  Orbera (que consta de un solo globo), Reshape (globo doble) y Obalon (3 píldoras que se tragan y se convierten en 3 globos llenos de gas). El tratamiento puede durar hasta 6 meses y no deja cicatrices quirúrgicas.

Es importante destacar que las personas que optan por este procedimiento; deben igualmente someterse a un regimen de cambio de hábitos alimenticios para que los resultados obtenidos después de retirar el globo puedan mantenerse en el tiempo.

 

Procedimientos  Invasivos

Estos procedimientos son normalmente dirigidos a personas que tienen un índice de masa corporal (IMC) de 30-40 kg / m2, dependiendo del caso y la condición médica.  Por ejemplo, si tienen una afección comórbida, como presión arterial alta, diabetes o apnea del sueño.  Dependiendo de cada país, estos procedimientos pueden estar cubiertos por tu póliza de seguro.

Para determinar tu IMC de manera confiable; y que tu médico pueda usar dicha información para ofrecer la recomendación más adecuada para cada caso individual; es recomendable la combinación del IMC con bioimpedancia; lo cual ofrece una idea más exacta del nivel de obesidad de cada persona.

Los procedimientos más populares son la gastrectomía en manga y el bypass gástrico. La gastrectomía en manga requiere grapar y extraer aproximadamente el 80 por ciento de tu estómago; dejando atrás una “manga” de estómago, aproximadamente del tamaño de una salchicha. Este es el único procedimiento no reversible y actualmente, el más popular entre los pacientes.

El bypass gástrico crea una bolsa estomacal del tamaño de una pelota de golf; y evita el comienzo del intestino delgado.  El bypass gástrico y la manga pueden estirarse con el paso de los años; y si los pacientes no cambian su comportamiento de alimentación y ejercicio, el peso puede volver a subir.

El estándar actual en la pérdida de peso quirúrgica es el bypass gástrico Roux en Y. Se ha demostrado que este procedimiento dá como resultado una mayor pérdida de peso; que se mantiene por más tiempo. El estómago queda a una capacidad inferior para la alimentación; (por lo que las personas comen menos) con una absorción de nutrientes mínima.

Alimentos Sanos para perder peso

Crédito Foto por Cleanlight Photo en Unsplash

Procedimientos No-Invasivos para perder peso

Es el método más comunmente usado; y puede ser la mejor opción si la persona no padece de ninguna condición médica; producida o exacerbada por la obesidad o el exceso de peso.  Adicionalmente se usan como complemento de procedimientos semi-invasivos e invasivos; para garantizar que los resultados de estas intervenciones se mantengan con el tiempo.

Estos métodos implican cambios simples en tu estilo de vida que pueden ayudarte a perder peso y no recuperarlo. Claro, puedes perder peso rápidamente. Hay muchas dietas de moda que funcionan para bajar de peso rápidamente; pero te dejan con hambre y una sensación de privación. Esto lleva a que las personas abandonen su propósito; y en consecuencia terminan recuperando los kilos perdidos.

Entonces, ¿de qué sirve perder peso solo para recuperarlo en pocas semanas o meses?. Para mantener los kilos de forma permanente; es mejor perder peso lentamente. Y muchos expertos dicen que puedes hacer eso sin seguir una “dieta”. La clave es hacer ajustes simples a tu estilo de vida. Cuando remueves 500 calorías al día a través de modificaciones en la dieta y el ejercicio; puedes perder cerca de medio kilo por semana. Si solo necesitas mantener tu peso actual; quitar 100 calorías al día es suficiente para evitar los 500-1000 gramos adicionales; que la mayoría de los adultos aumentan cada año en promedio.

“Abastezca su cocina con muchas frutas y verduras y en cada comida y merienda, incluya algunas porciones”

Algunas recomendaciones prácticas que puedes comenzar a usar desde hoy.

Existen muchas opciones y estrategias simples para ayudarte a perder peso sin seguir una “dieta”:

Comer muchas frutas y verduras bajas en calorías y de alto volumen desplaza a otros alimentos que son más altos en grasas y calorías. Intenta comenzar el almuerzo o la cena con una ensalada de verduras o un tazón de sopa a base de un buen caldo, sugiere Barbara Rolls, PhD, autora de “The Volumetrics Eating Plan”. Las pautas dietéticas del gobierno de EE. UU. de 2005 recomiendan que los adultos consuman de 7 a 13 tazas de frutas y vegetales diariamente.

Elizabeth Ward, MS, RD, autora de The Pocket Idiot’s Guide to the New Food Pyramids dice que eso no es realmente tan difícil: “Abastezca su cocina con muchas frutas y verduras y en cada comida y merienda, incluya algunas porciones”, dice ella. “Su dieta se enriquecerá con vitaminas, minerales, fitonutrientes, fibra, y si se llena con productos súper nutritivos, no buscará el frasco de galletas”.

Al sustituir los granos refinados como pan blanco, pasteles, galletas y pretzels; por granos enteros, agrega fibra muy necesaria y te llenarás más rápido; por lo que es más probable que comas una porción razonable. Elije panes y pastas integrales, arroz integral, hojuelas de salvado, palomitas de maíz, galletas integrales de centeno, galletas de amaranto y galletas de avena.

Recorta tus porciones. Si no haces más nada que reducir tus porciones en un 10% -20%, perderás peso. La mayoría de las porciones que se sirven tanto en restaurantes como en casa son más grandes de lo que necesitas. Saca las tazas de medir para controlar los tamaños habituales de porciones y trabaja para reducirlos. Obtén un control instantáneo de las porciones usando pequeños tazones, platos y tazas. No coloques toda la comida en la mesa para que cada persona se sirva a su plato; pues inconscientemente tenemos el impulso de comer más mientras veamos más comida lista para consumir.  Sirve a cada persona en su plato.

Desayuna todos los días. Es un hábito común de muchas personas que han perdido peso. “Muchas personas piensan que saltarse el desayuno es una excelente manera de reducir calorías, pero generalmente terminan comiendo más durante el día”, dice Elizabeth Ward. “Estudios señalan que las personas que desayunan todos los dias tienen un IMC (índice de masa corporal) más bajo que las personas que se saltan el desayuno; y se desempeñan mejor, ya sea en la escuela o en el trabajo”.
Prueba con un tazón de cereal integral cubierto con fruta y lácteos bajos en grasa; para un comienzo rápido y nutritivo de su día.

Consigue un podómetro y agrega gradualmente más pasos hasta llegar a 10,000 por día. O utiliza las aplicaciones de tu teléfono o reloj inteligente. Durante todo el día, haz todo lo que puedas para estar más activo; pasea mientras hablas por teléfono, lleva al perro a dar un paseo adicional; y marcha en el mismo lugar durante los comerciales de televisión. Tener un podómetro sirve como constante motivador y recordatorio.

“Prueba con un vaso de jugo de vegetales nutritivo y bajo en calorías; para aguantar si te ataca el hambre entre comidas”

Agrega una fuente de proteína magra o baja en grasa a cada comida y merienda.   Esto te ayudará a sentirte satisfecho por más tiempo; por lo que es menos probable que comas en exceso. Prueba yogurt bajo en grasa, una pequeña porción de nueces, mantequilla de maní natural, huevos, frijoles o carnes magras. Los expertos también recomiendan comer comidas y refrigerios pequeños y frecuentes (cada 3-4 horas); para mantener regulado el nivel de azúcar en la sangre.

Siempre que puedas, usa versiones bajas en grasa de aderezos para ensaladas, mayonesa, productos lácteos y otros productos. Puedes reducir calorías sin esfuerzo si usas productos bajos en grasa y más livianos; y si el producto se mezcla con otros ingredientes.

Siempre recomiendo ir por las opciones caseras bajas en grasa, puesto que los productos procesados bajos en grasa reducen calorías; pero muchas veces sustituyen con ingredientes con nombres desconocidos; que de igual forma terminan agregando más azúcares y espesantes artificiales al producto.

Sustituciones recomendadas: usa hummus como salsa; unta los sándwiches con mostaza en lugar de mayonesa; come batatas asadas en lugar de papas blancas; usa leche descremada en lugar de crema en tu café; y usa un poco de vinagreta casera en tu ensalada en lugar de aderezo envasado.

Establece un momento en el que dejarás de comer para no rendirte a los bocadillos nocturnos o los bocadillos sin sentido mientras miras televisión. “Toma una taza de té o disfruta de una porción de helado bajo en calorías o de yogurt si quieres algo dulce después de la cena; pero luego cepilla tus dientes para que sea menos probable que comas o bebas cualquier otra cosa”, sugiere Elaine Magee, MPH, RD, “Recipe Doctor” de WebMD.

Las bebidas endulzadas acumulan más calorías; pero no reducen el hambre como lo hacen los alimentos sólidos. Satisface tu sed con agua, agua con algún cítrico, leche descremada o baja en grasa, o pequeñas porciones de jugo de fruta 100% natural. Prueba con un vaso de jugo de vegetales nutritivo y bajo en calorías; para aguantar si te ataca el hambre entre comidas. Ten cuidado con las calorías del alcohol; que se acumulan rápidamente.

Si acostumbras beber una copa o dos de vino o un cóctel la mayoría de los días; limitar el alcohol los fines de semana puede ser un gran ahorro de calorías.  En caso contrario, evita las bebidas alcohólicas durante la semana si piensas darte gusto con un par de copas durante el fin de semana.  Idealmente, obtendrás un mejor y más rápido resultado si eliminas el consumo de alcohol por completo o al menos lo reduces a un par de copas por semana.

 

En Resumen

No caigas en trucos o engaños cuando se trata de perder peso. Evalúa las dietas cuidadosamente para encontrar una adecuada para tí. Cuando se trata de perder peso, no faltan los consejos, las revistas, los libros; y los sitios web que prometen que perderás todo el peso que deseas para siempre; utilizando dietas que eliminan grasas o carbohidratos; o aquellos que promocionan superalimentos o suplementos especiales. Con tantas opciones en conflicto; ¿cómo saber qué enfoque podría funcionar para tí? Involucra a tu médico, nutriólogo o coach en tus esfuerzos para perder peso.

Antes de comenzar un programa de pérdida de peso; habla con tu médico. Tu doctor puede revisar tus problemas médicos y medicamentos que podrían afectar tu peso; y brindarte orientación sobre un programa adecuado para tí.

Consulta sobre cómo hacer ejercicio de manera segura; especialmente si tienes problemas físicos o médicos, o dolor durante las tareas diarias. Informa a tu médico o asesor sobre tus esfuerzos anteriores para perder peso. Sé abierto sobre dietas de moda que te interesan. Considera tus necesidades personales. No hay una dieta o plan de pérdida de peso para todos. Pero si considera tus preferencias, estilo de vida y objetivos de pérdida de peso.

Es probable que encuentres un plan que pueda adaptarse a tus necesidades. Antes de comenzar un programa de pérdida de peso, piensa en:

  • Las dietas que has probado. ¿Qué te gustó o no te gustó? ¿Pudiste seguir la dieta? ¿Qué funcionó o no funcionó? ¿Cómo te sentiste física y emocionalmente mientras estabas a dieta?
  • Tus preferencias. ¿Prefieres hacer un programa de pérdida de peso por tu cuenta, o quieres apoyo? ¿prefieres el apoyo en línea o las reuniones en persona?
  • Tu presupuesto. ¿El costo se ajusta a tu presupuesto? ¿Vale la pena la inversión?
  • Otras Consideraciones. ¿Tienes alguna condición de salud? como diabetes, enfermedades del corazón o alergias? ¿Tienes preferencias culturales o étnicas con respecto a la comida?

Busca un programa de pérdida de peso seguro y efectivo. Es tentador aceptar las promesas de pérdida de peso rápidas y radicales, pero un enfoque lento y constante es más fácil de mantener; y generalmente supera la opción de pérdida de peso rápida a largo plazo. En algunas situaciones, una pérdida de peso más rápida puede ser segura si se hace correctamente; como una dieta muy baja en calorías con supervisión médica; o una breve fase de inicio rápido de un plan de alimentación saludable más largo.

En todos los casos, para asegurar el éxito en tu propósito; la pérdida de peso requiere un compromiso a largo plazo para hacer cambios saludables en el estilo de vida; en la alimentación, el ejercicio y el comportamiento. La modificación del comportamiento es vital y podría tener el mayor impacto en tus esfuerzos por perder peso de forma permanente.

Si tienes alguna duda, pregunta o simplemente quieres dejarme algún comentario, lo puedes hacer acá abajo.  O me puedes contactar a annyck@vidaybalance.com o enviarme un mensaje por cualquiera de mis redes sociales.

También te podría interesar los siguientes artículos:

¿Qué es el ayuno intermitente? Conceptos Básicos

Qué son Alimentos Anti-inflamatorios y cómo nos ayudan

Beneficios de la Actividad Física

Te puedo ayudar con tu transformación. Programa tu primera consulta gratuita
Comparte

Acerca del Autor

Annyck Garcia

Coach de Estilo de Vida Saludable certificada en el Institute for Integrative Nutrition. Me gusta enseñar a las personas a crear estilos de vida saludables sin sacrificios. A encontrar opciones que funcionen con tu cuerpo y te proporcionen salud y felicidad. En mi tiempo libre me gusta experimentar en la cocina para crear más opciones apetitosas y libres de culpa.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>